Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2018

Sadi Carnot, la segunda ley

Nicolas Léonard Sadi Carnot (1796-1832), publicó en 1824 un estudio titulado “Reflexiones sobre la potencia motriz del calor y sobre las máquinas idóneas para desarrollar esta potencia“. Los estudios de Sadi Carnot se producen en un momento fascinante, entre la batalla de Waterloo (1815) y los procesos revolucionarios de 1830 y 1848. En esa época nace el mundo moderno, caracterizado por la experimentación y la generación de modelos descriptivos de la realidad. Los contemporáneos eran plenamente conscientes de ello.  Said Carnot, estudiando las máquinas de vapor, averiguó que, para obtener trabajo, hay que tener un ámbito (caldera) al que se incorpora energía para calentarlo y que transfiere calor a un fluido (agua) para que este fluido (en forma de vapor) realice un trabajo al enfriarse: la presión del vapor mueve bielas y se disipa el calor. Este proceso es irreversible a no ser que se incorpore energía externa. No es posible el movimiento perpetuo. El universo pierde orden a favor de…

Brown vs Departamento Educación Topeka, el tercer poder

El 11 de junio de 1963 en el Auditorio Foster de la Universidad de Alabama tuvo lugar un incidente en la lucha por los Derechos Civiles de la minoría negra en los Estados Unidos.  Nicholas Katzenbach, Fiscal General Adjunto USA se enfrentaba en la puerta de la institución a George Wallace, Gobernador de Alabama. Wallace intentaba defender el derecho del Estado de Alabama a seguir manteniendo la segregación racial en la Universidad. Adujo que solamente el Congreso, mediante una acción legislativa, podía derribar su argumentación. Katzenbach, acompañado por funcionarios federales y la Guardia Nacional de Alabama hizo valer el derecho de los dos estudiantes negros, Vivian Malone y James Hood, a inscribir su matrícula universitaria. La Fiscalía cumplía el encargo del Tribunal Supremo proveniente de la famosa sentencia "Brown y otros c/ Junta de Educación de Topeka (Kansas) y otros" (347 U.S. 483, 1954). Esta sentencia fue dictada el 17/05/1954. Anulaba la doctrina de “separados p…

Vermeer y Delano, profundidad de campo

Marcel Proust menciona en varias ocasiones, en “La búsqueda del tiempo perdido“, al pintor holandés Johannes Vermeer (1632?-1675). Su personaje Swan preparaba un incabado estudio sobre el pintor y, en el último tomo, el crítico de arte Bergotte muere inmediatamente después de haber visto la pared amarilla que, presuntamente, hay en la “Vista de Delft”. Proust le dio un gran impulso a la fama de Vermeer que había sido redescubierto en la década de 1840 por Théophile Thoré.  Vermeer es un maestro en el tratamiento de la luz y logra, mediante una puesta en escena indirecta mostrar la realidad de los interiores holandeses de su época. La vida de los burgueses de la República Neerlandesa, creada en 1588, es retratada en todas sus actividades. Se trataba de una sociedad rica, accionista de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC) que, con la captura de Makassar (en las Célebes) en 1667, se hizo con el control del más grande mercado de especias del mundo. Uno de los cuadros más cel…

Gordon Pachá

Lytton Strachey (1880-1932) en Victorianos eminentes (1918) dedica uno de los cuatro capítulos a Charles George Gordon (1833-1885). Gordon, ingeniero militar británico, era un extraño individuo, místico y religioso.  Gordon había participado en la guerra de Crimea y junto a otros occidentales fue contratado por el Imperio chino para combatir la Rebelión Taiping, que había comenzado en 1850 en el sur de China. Esta rebelión la dirigía Hong Xiuquan (1813-1864). un fracasado en los exámenes imperiales. Era un iluminado, las lecturas de panfletos de los misioneros protestantes en el Guandong determinaron su vocación de mesías. Fundó una Asociación de Adoradores de Dios (Baishangdihui) que pronto fueron conocidos por el nombre de Taiping (el imperio de la “gran paz”, T’ai-p’ing). Tal y como cuenta Jacques Gernet (El mundo chino, Crítica, 1999) el movimiento era igualitarista,  revolucionario, puritano y feminista. Mucho más tarde, el partido comunista chino reivindicó la rebelión Taiping co…

Susan Sontag, apariencias

Borges, en “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” (Ficciones, 1944), hace que Bioy Casares, recordando la Anglo American Cyclopedia, cite a un heresiarca de Uqbar: “Para uno de esos gnósticos, el visible universo era una ilusión o (más precisamente) un sofisma. Los espejos y la paternidad son abominables porque lo multiplican y lo divulgan.” Susan Sontag (1933-2004), una de las pensadoras más agudas de su tiempo, publicó en 1977 “Sobre la fotografía”, un compendio de ensayos mediante los que reflexionaba sobre cómo la fotografía, desde sus comienzos realmente operativos en la década de 1830, había acompañado al mundo moderno que, no por casualidad, estaba naciendo en la misma época.  El libro es prolijo, no tiene una dirección unívoca, no se puede resumir. Hay fotógrafos que son citados reiteradamente, revelando los gustos de su autora. Por ejemplo, Walker Evans, Dorothea Lange y otros, que trabajaron en la Farm Security Administración (en los años 1930); Ansel Adams y sus trabajos sobre los japo…

Junichiro Tanizaki, Elogio de la sombra

En 1662 se terminó de construir, en Kioto, el palacio Katsura. Fue encargado por los príncipes Toshihito y su hijo Toshitada, ambos miembros de la familia imperial. El Shogunato Tokugawa, que gobernó el Japón desde 1603 hasta 1867, mantuvo a los emperadores como tales pero sin ningún tipo de poder efectivo. Este aspecto es crucial para entender la filosofía que impregna la construcción de Katsura. Se trata de un edificio en el que se intenta deliberadamente obtener una imagen natural, huye de la grandilocuencia, no hay un foco central y los edificios se fusionan con los jardines circundantes. No hay una geometría identificable, la decoración es incompleta e imperfecta y las vistas y los propios jardines recrean la complejidad de la naturaleza. El moderno arquitecto japonés, Kenzo Tanje relacionó el palacio Katsura con la influencia de las clases bajas, que pusieron de moda, en esa misma época, el teatro No y la ceremonia del té.  La construcción de Katsura precede a la era Genroku (1688…

Liu Cixin, dimensión desconocida

Liu Cixin (Yangquan, 1963) publicó entre 2007 y 2010 la Trilogía de los tres cuerpos, un libro de ciencia-ficción de 1.800 páginas, que en 2015 obtuvo el Premio Hugo concedido a la primera novela de la trilogía (El problema de los tres cuerpos). Se trata de un relato largo, minucioso, apasionante y, sobre todo, tremendamente didáctico. Pone sobre el tapete todas las teorías de la física moderna, desde las supercuerdas y las múltiples dimensiones de la materia hasta la posibilidad de viajar a velocidades superiores a la de la luz. No sólo habla de física sino también de sociología y la teoría de juegos que podría estar implícita en las relaciones entre civilizaciones en el universo. En concreto, partiendo de que el universo es inmenso pero finito (y escaso), y de que  existirían muchas civilizaciones (y no hay sitio para todas) se produciría el fenómeno de que una civilización no podría conocer la bondad de las otras por la mera especulación. Ello conduciría, a través de cadenas de sosp…

Lindbergh, claroscuros

“Con las ametralladoras cargadas y los visores centelleantes, nuestros cazas Corsair revolotean como halcones sobre territorio ocupado por el enemigo. Bajo nosotros está la jungla, que se extiende por las colinas de Nueva Irlanda… Volamos a una altura de 2.400 (pies). Nuestra base es una pista de coral aplanado en las islas Verdes (Nissan Island), a 640 kilómetros, al este de Nueva Guinea, cuatro grados al sur del ecuador. Es el 22 de mayo de 1944. Esta es mi primera acción de guerra.” El texto es de Charles Augustus Lindbergh. 
En aquel momento, la primavera de 1944, Estados Unidos llegó a su cenit como potencia económica y militar, era la nación más poderosa del mundo, alcanzó la primacía imperial. Lindbergh había sido el primer hombre  en cruzar el Atlantico en 1927 a bordo del “Spirit of Sant Louis” un avión monomotor. Su vida refleja los claroscuros del imperio. Fue condecorado por Göering, fue abanderado del grupo aislacionista norteamericano “America First Committee“ (AFC) y fue…

Bernard DeVoto, formación profesional

El premio Pulitzer de Historia, en 1948, se concedió a Bernard DeVoto por su libro Más allá del ancho Missouri (Across the Wide Missouri). Se trata de un ensayo sobre las exploraciones de la ruta de Oregón y la vida de los tramperos en la década de 1830. Tal como dice el magnífico prologuista de la edición en español (Valdemar 2017), Alfredo Lara López, no es un libro fácil, “serviría como libro de texto para preparar 1º y 2º cursos de trampero”. La ruta de Oregón se desarrolló a lo largo de los ríos Yellowstone, Snake y Columbia y a través de las Montañas Rocosas. Culminaba el proceso comenzado con la expedición de Lewis y Clark (1804-1806). El motor de la expansión fue el comercio de pieles de castor y bisonte; este comercio no tuvo nada de romántico y supuso feroces luchas entre la American Fur Company y la Rocky Mountain Fur Company. Había tramperos que iban por libre y otros que estaban integrados en las compañías; algunos de ellos se convirtieron en leyenda, como Jedediah Smith o…

8 de Ventoso

He leído el libro que en 2013 publicó la Editorial Crítica del historiador Jean-Clément Martin, La revolución francesa. Me ha asomado a la tesis de que lo que ocurrió en la Revolución francesa consistió en una serie de acontecimientos entrecruzados que influían entre sí de una forma no determinista, sino un tanto caótica. Es decir, que lo que iba ocurriendo no podía ser previsto ni por los analistas más avezados de su tiempo; incluso ahora es difícil seguir la secuencia. De hecho, por ejemplo, el ascenso de Robespierre que parece inevitable, casi inexorable, es explicado por la conjunción de una serie de acontecimientos tan aleatorios que causa sorpresa en el lector. Y, además, dura menos de lo que yo recordaba. La historia de la Revolución francesa se desarrolla a lo largo de diez años con una velocidad de vértigo y una densidad factual notable. Tendemos a pensar que las decisiones humanas y los acontecimientos naturales tienen un sesgo de vector direccional, los concebimos como si fue…