#Label1 { font-family: Tahoma; font-size:50px; }

lunes, 29 de enero de 2018

La mano invisible

La Historia, el análisis histórico, siempre transita dialécticamente de lo general a lo particular y de lo particular a lo general. Este vaivén ha propiciado en el mundo moderno, a partir de la Revolución Francesa, la existencia de dos corrientes claramente diferenciadas: la que examinaba la vida cotidiana e infería movimientos globales y la que identificaba flujos generales y contrastaba sus conclusiones con los hechos.
La Libertad guiando al pueblo - Eugène Delacroix - 1830
Por ejemplo, en el ámbito alemán, hay dos autores que defienden cada una de las dos corrientes. Ludwig Friedländer (1824-1909), con su monumental “Historia de las costumbres de Roma, desde Augusto hasta los Antoninos” analiza la vida cotidiana y prefigura los métodos que, más tarde, utilizará la Escuela de los Annales francesa que culmina en los libros de Georges Duby (1919-1996), como  “Guillermo el Mariscal“ y su dirección de “Historia de la vida privada“.
Napoleón en su trono imperial - Jean-Auguste-Dominique Ingres - 1806
El oponente alemán de Friedländer sería Theodor Mommsen (1817-1903) con su “Historia de Roma” con un análisis más político y generalista. En este camino aparecen Oswald Spengler (1880-1936) con su (espantosamente) pesimista “La decadencia de Occidente” y, en otro sentido, Arnold J Toynbee (1889-1975) con su obra “Estudio de la Historia”. Éste último intenta aplicar una visión estructuralista y reduccionista al análisis histórico que, en su momento, resultó fascinante. Identificaba 21 civilizaciones en el devenir humano haciendo que todos los hechos cuadraran en su tesis, creo que forzando sus argumentos y fracasando en el intento.
Lenin llega a la Estación de Finlandia en Petrogrado (1917) - Nicolai Babasyuk 
Visto con perspectiva la lucha entre lo general y lo particular se ha decantado, sobre todo a partir de los años 1980, por lo particular pero matizado. El acceso desde lo particular a lo general se ha conseguido mediante la aplicación de técnicas que inicialmente pertenecieron a la antropología. La identificación de ritos y costumbres existentes en cada época permite contrastar cuáles terminan prevaleciendo y cuáles decaen. Se trata de utilizar la estadística, el concepto de la “mano invisible” de Adam Smith.
Los sirgadores del Volga - Iliá Yefimovich Repin - 1870-1873
El análisis histórico puede proporcionar resultados cambiantes. Si solamente se mira lo que ocurre arriba se puede descubrir lo que ha pasado; si se mira lo que ocurre abajo se puede saber, además, porqué ha pasado. El poder proporciona la espuma de la historia, el estudio del comportamiento de los seres humanos, del pueblo llano, permite identificar flujos que se entrelazan y, en realidad, en la interrelación de dichos flujos con la imagen del poder es donde seguramente radica la verdad histórica. La pregunta final es: qué influye más en la Historia, Lenin en Petrogrado (03/04/1917), en la estación de Finlandia, o la miserable vida de los sirgadores del Volga.

jueves, 4 de enero de 2018

Relatividad perceptiva

Connie Willis es una muy buena escritora de ciencia ficción. También es una estupenda escritora en general. Una de sus novelas, “El Apagón“, trata de historiadores de Oxford, en 2160, que realizan viajes al pasado; en concreto al Londres de 1940, bombardeado por los alemanes, el “blitz”.
Connie Willis
Esta novela continúa en “Cese de Alerta”; ambas constituyen una puesta en escena  que recrea de forma impecable la vida cotidiana en la Gran Bretaña asediada durante la II Guerra Mundial. Lo hace con una documentación exhaustiva y con una construcción de personajes creíbles que permiten sumergirse en el pasado.
Londres - 1940
Una de las cuestiones más interesantes que proporciona el libro es la comprensión de la mirada sobre la época narrada; por ejemplo, se trata de un mundo en el que todavía no hay antibióticos. Ello provoca constantes temores de los protagonistas ante su indefensión por algo tan común como un resfriado. Estamos hablando de percepción. Las cosas conocidas no requieren de nosotros ni un momento de atención, las incorporamos a nuestro ámbito sin pestañear.
La adoración de los pastores - Giorgione
Una recopilación de cuentos publicada por Connie Willis en 2004 titulada “El espíritu de la Navidad” contenía un cuento, “Posada”, que ilustraba lo dicho sobre la percepción de una manera que me resultó sobrecogedora. Se trataba de una feligresa que participa en la conmemoración de la Navidad, una especie de belén viviente. Por un bucle temporal se encuentra en la puerta trasera de la iglesia con una pareja de jóvenes muy extraña, con túnicas andrajosas y ella embarazada. Teniendo en cuenta el frío reinante los intenta esconder en el sótano; y al bajar se da cuenta de que “... ellos no sabían cómo bajar las escaleras, la muchacha se dio la vuelta y bajó de espaldas, con las manos planas sobre los escalones de arriba, y el muchacho la ayudó a bajar, escalón tras escalón, como si estuvieran descendiendo entre rocas, …”. Más tarde María y José, pues eran ellos, terminan saliendo por la puerta al mundo del que procedían.
Relativity - M.C. Escher . 1953
Se trata de un ejemplo de que algo tan habitual como una escalera es un artefacto tecnológico; algo desconocido para las personas pobres del siglo I que no podían conocer un palacio o un edificio más sofisticado que una cabaña. Lo que somos capaces de percibir está íntimamente relacionado con el mundo que conocemos. El resto no lo vamos a ver a no ser que logremos entrenar una mirada limpia y no contaminada, en el sentido que le daban Brentano y Husserl.