#Label1 { font-family: Tahoma; font-size:50px; }

viernes, 28 de abril de 2017

Spade vs Marlowe

Al final de la película “El halcón maltés” el policía, con el halcón en la mano pregunta “¿qué es? Y Humprey Bogart le contesta: “El material con el que se forjan los sueños“; la cita es de Shakespeare (La tempestad). Esta cita no aparece en la novela, se trata de una licencia de John Huston.
Sidney Greenstreet, Peter Lorre y Humphrey Bogart en El halcón maltés - John Huston- 1941
Dashiell Hammett (1894-1961) publicó El halcón maltés en 1930; es una novela en la que aparece Sam Spade, un duro detective privado que, colocado en el centro de una intriga, sale airoso de una forma tan despiadada que su propia secretaria se lo reprocha. En 1929 había publicado Cosecha roja, con el detective de la Continental (un trasunto de la Agencia de detectives Pinkerton) haciendo de demiurgo destructor en una ciudad dominada por las mafias.
Grand Central Terminal-New York-John Collier-Octubre 1941-Library of Congress
El otro gran representante de la novela negra, y el autor del término, es Raymond Chandler (1888-1959). Al contrario que Hammett, Chandler estructura relatos más costumbristas, tal vez menos oscuros. En El sueño eterno (1939) aparece el detective Philip Marlowe y, a través de varias novelas, culmina en El largo adiós (1953). Esta última recoge un Marlowe honrado e incluso idealista.
Lauren Bacall y Humphrey Bogart-El sueño eterno-Howard Hawks-1946
Cuando he leído novelas de Hammett siempre he tenido la sensación de que se me proporcionaba el ambiente y algunos datos y con ello tenía que seguir la trama, imaginando y construyendo. A su vez Chandler proporciona, siendo apasionante, un relato más convencional.
Times Square-New York-John Vachon-marzo 1943-Libray of Congress
En todo caso ambos ponen en escena a individuos solitarios y desarraigados. En esa misma época se estaba forjando, tanto en la literatura como en el cine, el mito heroico del hombre de la Frontera (del Far West). Sin embargo, en contraposición a ello, Marlowe, Spade y el Agente de la Continental son antihéroes urbanos; la cara oscura del “sueño americano”.
Washington DC-Esther Bubley-abril 1943- Library of Congress
En resumen, Hammet retrata el ambiente corrupto, en el que proliferaban las mafias, de la época de la Ley Seca (1920 a 1933) y de la Gran Depresión;  sin embargo en el ambiente de Chandler ya  se empieza a vislumbrar la opulencia, y cierto grado de optimismo, del imperio norteamericano. Las novelas de Hammet tienen un ambiento coral, los individuos a veces se desdibujan, incluso el agente de la Continental no tiene nombre. Marlowe, en cambio, tiene entidad propia.
Humphrey Bogart y Lauren Bacall-El sueño eterno-Howard Haks-1946
Recientemente he vuelto a ver la película de Howard Hawks de 1946, El Sueño eterno, y he descubierto que en el insuperable guión participó William Faulkner; tiene diálogos dignos de los Hermanos Marx.

jueves, 13 de abril de 2017

Siroco en el Sahara


José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto a los 16 años, “Sermón en la aldea” (1903). El autor comentó que se trataba de una verdadera puesta en escena, todo estaba preparado; se realizó en la iglesia parroquial de Viguera, a 20 Km de Logroño, y exigió 10 minutos de exposición. Sin embargo esta preparación no resta un ápice a su potencia.
Sermón en la aldea 1903 Ortiz-Echagüe
La técnica de positivado incluía el bicromato de potasa, asociado a goma arábiga y acuarela, para obtener una sustancia sensible a la luz que utilizaron profusamente los fotógrafos llamados pictorialistas (del inglés picture, imagen) a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos Edward Steichen (1879-1973), que en la década de 1950 dirigió la sección de fotografía del MoMA de Nueva York.
Madre e hija- 1906- Edward Steichen
Las fotografías obtenidas con la técnica descrita crean imágenes que, sin dejar de ser reales, tienen un indudable aire onírico, incluso irreal.
Siroco en el Sahara - 1965 - Ortiz-Echagüe
Hubo grandes discusiones sobre si el pictorialismo implicaba manipulación de las imágenes y si distorsionaba la realidad. El propio Ortiz Echagüe en el prólogo que escribió para un libro sobre su obra (INCAFO, Barcelona 1978) dice: “Debo por último declarar rotundamente que aborrezco totalmente toda intervención que tienda a imitaciones pictóricas y que no deseo que se me clasifique entre los que en el mundo anglosajón se denominan pictorialistas, pues he deseado siempre que en mis obras no apareciera rastro de intervención manual ya que si con frecuencia requieren una larga labor de retoque y afino, ésta debe realizarse con todo respeto al fondo fotográfico.”
Ortiz-Echagüe
Es la polémica eterna en la fotografía; si ésta refleja la realidad tal como es o no, o siquiera si inventa otra realidad. En todo caso, no es casual, e irónico con respecto a Ortiz-Echagüe, que se puedan clasificar las fotografías en función tanto de su técnica como del momento cultural que vivió su creador. La mirada modifica, inevitablemente, la realidad que refleja lo enfocado.

sábado, 1 de abril de 2017

El cocodrilo y el kiwi

El 7 de marzo de 1911 Ernest Rutherford, que había sido Premio Nobel de Química en 1908, leyó en la Sociedad literaria y filosófica de Manchester una comunicación mediante la que presentó su modelo de la estructura atómica: un núcleo, pequeño, masivo y cargado positivamente, con electrones en órbita a su alrededor.
Ernest Rutherford
El modelo había sido diseñado partiendo de las reglas de la mecánica newtoniana clásica. Tal vez fue el último momento en que se pudo identificar la estructura subatómica sin recurrir a la complicada mecánica cuántica. Niels Bohr, en 1913, refinó el modelo aplicando ideas de cuantización (utilización de los mínimos valores de las magnitudes y sus variaciones).
Niels Bohr
Rutherford dirigió la cátedra Cavendish de física experimental en Cambridge desde 1919 hasta su muerte en 1937. Se le concedió un título de nobleza en 1930, Lord Rutherford of Nelson (había nacido en Nueva Zelanda); y escogió como leyenda de su blasón: “Primordia quaerere rerum“ (Buscar la naturaleza de las cosas). Su escudo, flanqueado por un alquimista y un maorí, se coronaba con un kiwi.
Escudo de armas de Lord Rutherford of Nelson
En la fachada del laboratorio Cavendish (construido en 1933 de ladrillo) hay un cocodrilo esculpido por Eric Gill,a petición de Piotr Kapitza, un físico ruso que trabajó con Rutherford.
Antiguo Laboratorio Cavendish en Cambridge - a la derecha el cocodrilo
Entre las varias teorías sobre la asociación del cocodrilo con Rutherford está el hecho de que el vocablo ruso “krokodil” es en argot, “jefe”.  Otra hipótesis está relacionada con el cocodrilo como símbolo alquímico; y por último, según el físico George Gamow, la voz alta e inconfundible de Rutherford avisaba a sus ayudantes que venía por el pasillo, de la misma manera que, en Peter Pan, el tictac del reloj que se tragó el cocodrilo avisaba al capitan Hook que el cocodrilo volvía a perseguirle.

La catedral de luz

El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética. El soviético había sido diseñado por Boris Iofan, que, derrotando al constructivista Melnikov, ganó el concurso de su país con un diseño academicista. Su oponente, en todos los sentidos, fue el pabellón alemán que, curiosamente, tenía una factura similar y fue diseñado por Albert Speer.

A la izquierda el pabellón de Alemania y a la derecha el de la Unión Soviética
Albert Speer fue el arquitecto del nazismo. El niño mimado de Hitler, el cual, a su vez, se consideraba un artista frustrado. Speer ayudó decisivamente a construir el imaginario del imperio nazi. Lo hizo a través de sus diseños; sobre todo de los que realizó para los congresos anuales en Nuremberg. El arquitecto Luis Jesus Arizmendi. que elaboró un cuidadoso estudio sobre Speer (EUNSA, 1978), señaló que en dichos diseños aparece el rectángulo como receptáculo de masas.
Nuremberg . septiembre 1934
En el  Congreso de 1935 Speer diseño una estructura luminiscente. En un recinto en que se agolpaban ciento setenta mil participantes, en la oscuridad y partidos en zonas de sombra y luz, hizo colocar en el perímetro ciento treinta gigantescos reflectores del ejército; creó una "catedral de luz". Arizmendi señala: "Estar dentro de ella (pertenecer al grupo) marcaba la seguridad, la tranquilidad que ya no era posible al traspasar la frontera luminosa y sumirse en las sombras, en la indefensión."
Nuremberg - septiembre 1935
Hannah Arendt comentó que, según los movimientos pangermanistas que antecedieron al nazismo, el hombre, perteneciendo inevitablemente a algún pueblo, recibía su origen divino sólo indirectamente a través de su pertenencia a ese pueblo. Este mecanismo transformaba al pueblo en una masa «elegida» y uniforme de arrogantes robots.
Nuremberg . septiembre 1935
La puesta en escena pertenece a la modernidad, que también tiene su lado oscuro. Los totalitarismos, el nazi y el soviético, crearon parte de los fetiches del mundo moderno que, transformados o no, se siguen utilizando.