sábado, 20 de octubre de 2018

Gordon Pachá

Lytton Strachey (1880-1932) en Victorianos eminentes (1918) dedica uno de los cuatro capítulos a Charles George Gordon (1833-1885). Gordon, ingeniero militar británico, era un extraño individuo, místico y religioso. 
Charles George Gordon
Gordon había participado en la guerra de Crimea y junto a otros occidentales fue contratado por el Imperio chino para combatir la Rebelión Taiping, que había comenzado en 1850 en el sur de China. Esta rebelión la dirigía Hong Xiuquan (1813-1864). un fracasado en los exámenes imperiales. Era un iluminado, las lecturas de panfletos de los misioneros protestantes en el Guandong determinaron su vocación de mesías. Fundó una Asociación de Adoradores de Dios (Baishangdihui) que pronto fueron conocidos por el nombre de Taiping (el imperio de la “gran paz”, T’ai-p’ing). Tal y como cuenta Jacques Gernet (El mundo chino, Crítica, 1999) el movimiento era igualitarista,  revolucionario, puritano y feminista. Mucho más tarde, el partido comunista chino reivindicó la rebelión Taiping como uno de sus antecedentes.
Ataque en la capital de Ruizhou - Guerras Taiping
El dirigente imperial Zeng Guofan comienza a organizar el ejército en la lucha contra los Taiping.  El avance de los Taiping sobre Shanghai provoca que los occidentales se alineen con el Imperio Qing. En la guerra participaron como “asesores” (en realidad, mercenarios), aparte del propio Gordon, los norteamericanos Frederick Townsend Ward y Henry Andres Burgevine. Ward murió en 1862 y Gordon le sucedió en el mando del “ejército siempre victorioso” y ayudó a Zeng Guofan, reforzado por milicias de propietarios territoriales, a sofocar la revuelta Taiping.
Portada Harper's Weekly 20/01/1866 comunicando la muerte de Burgevine y comentando la de Ward
Según Jacques Gernet al imperio de los Qing le faltó poco para desaparecer. Las pérdidas de vidas humanas no tienen precedentes en la historia. Se ignora la cifra exacta de muertos, se estima entre 20 y 30 millones. En todas las zonas de combate el vacío tardará cincuenta años en llenarse.
Soldados de la guardia personal de Gordon en las guerras Taiping
Más tarde, en 1884, Gordon, jaleado por una campaña de propaganda en la prensa proimperialista británica, se hizo cargo de la defensa de Jartum contra un movimiento nacido en la zona de Darfur que pretendía la creación de una república islámica Estaba dirigido por Muhammad Ahmed que se proclamó Mahdi; logró unificar gran parte de las tribus del Sudán y terminó conquistando Jartum matando el 26 de enero de 1885 al propio Gordon. Su cabeza cortada fue ostentada como trofeo.
Muerte de Gordon en Khartoum
El movimiento del Mahdí terminó siendo aplastado en 1898, en la batalla de Omdurman, por una expedición anglo-egipcia dirigida por Herbert Kitchener, nombrado sirdar (Comandante británico del ejército egipcio) por el Jedive. Las ametralladoras y los cañoñes de tiro rápido decidieron la batalla. 
Winston Churchill participó en la expedición de Kitchener, incluso escribió un libro sobre ello, The river war (La guerra del Nilo). Muchos años más tarde, viendo en agosto de 1942 a los soldados del VIII Ejército británico bañándose desnudos en el Mediterráneo, en Burg el Arab (Egipto), recordaba las normas de finales del siglo XIX con respecto a las insolaciones: “¡Cómo cambian las modas! Cuando marché a Omdurman, cuarenta y cuatro años antes, en teoría había que impedir a toda costa que el sol africano nos tocara la piel. Las normas eran estrictas. Nos abotonábamos unas almohadillas especiales sobre la espalda de nuestras chaquetas caqui.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario