Ir al contenido principal

Antonio y Felice Beato. Periferia imperial

“Y en el pedestal se leen estas palabras:
"Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes:
¡Contemplad mis obras, poderosos, y desesperad!"
Nada queda a su lado. Alrededor de la decadencia
de estas colosales ruinas, infinitas y desnudas
se extienden, a lo lejos, las solitarias y llanas arenas”

Percy Bysshe Shelley (1792-1822), Ozymandias (1817).
Cabeza y parte superior de la estatua de Ramses II, granito rosa. Origen Belzoni, 1817. British Museum.

La primera vez que tuve noticia de Ozymandias  fue a principios de los años 1990. Hojeando una edición facsímil de “Description de l’Égypte” (Institut d’Orient, 1988) me sorprendieron varias menciones a Ozymandias, no sabía a quién o qué se referían. El vocablo era una transliteración griega de una denominación del faraón Ramses II (1303 a.C-1213 aC., XIX dinastía). 
La “Description de l’Égypte” fue publicada en 1820 como resumen recopilatorio de los materiales reunidos por la expedición de Napoleón a Egipto en 1798. Esta expedición, la primera de sus características, estaba compuesta por 167 académicos que estudiaron a fondo la cultura del antiguo Egipto. 
Las investigaciones arqueológicas modernas ya habían empezado a funcionar. Roque Joaquín de Alcubierre (1702-1780), ingeniero militar español nacido en Zaragoza, excavó, entre 1738 y 1750, los yacimientos de Pompeya y Herculano, por cuenta de Carlos III, a la sazón Rey de Nápoles. En 1790 se descubrió en la plaza del Zócalo (Ciudad de México) el Calendario Azteca (La Piedra del Sol). A fines del siglo XVIII se puso en marcha un genuino interés por el análisis de la historia a través de los yacimientos arqueológicos.
Calendario Azteca o Piedra del Sol. Museo Nacional, México. Fotografía de 1906, Library of Congress.
Uno de los primeros arqueólogos en Egipto fue Giovanni Battista Belzoni (1778-1823), un forzudo de circo que se convirtió en un depredador de antigüedades. Por cuenta del cónsul británico en Egipto, Henry Salt, se hizo cargo de un gigantesco (siete toneladas) busto de Ramsés II (en Luxor) y lo trasladó a Londres en 1821. El descubrimiento había tenido lugar en 1816 y se cree que la noticia de ello inspiró a Shelley su famoso poema.
A partir de entonces se disparó el interés por todo lo egipcio en Occidente. Inevitablemente la fotografía colaboró en la divulgación de las imágenes del Antiguo Imperio. El gran fotógrafo de los monumentos egipcios fue Antonio Beato (1835-1906). Nació en el seno de una familia de origen veneciano que, mas tarde, se estableció en Corfú. Pudo nacionalizarse británico ya que Corfú era entonces la sede del protectorado británico de las Islas Jónicas (Tratado de París, 1815), que fue transferido  al recién fundado reino de Grecia el 21 de mayo de 1864. Antonio Beato se instaló en Egipto en 1859, primero en El Cairo y después en Luxor. Allí abrió un estudio fotográfico en 1862, asociado a Hippolyte Arnoux, que mantuvo hasta su muerte en 1906. 
Isla de Philae. Antonio Beato, 1903. Library of Congress.
Hubo muchas fotografías firmadas por “Felice Antonio Beato” y realizadas en el propio Egipto, y en China, India y Japón. Ello generó cierta confusión hasta que, en 1983, Italo Zannier probó que en realidad había dos hermanos, Antonio y su hermano mayor Felice Beato (1832-1909). Felice es el autor de todas las fotografías realizadas fuera de Egipto. 

Sin quitar mérito alguno a Antonio, es Felice Beato el que realiza fotografías de las que hacen época. Estuvo en Crimea continuando la obra de Roger Fenton. Hace acto de presencia en el gran Motín de la India (la rebelión de los “cipayos”) y fotografía por primera vez restos humanos de los enfrentamientos que había habido en Lucknow, en concreto en el Palacio de Secundra Bagh. Los británicos muertos en los enfrentamientos, entre noviembre de 1857 y marzo de 1858, fueron enterrados pero los cuerpos de los rebeldes indios no recibieron sepultura. Sus esqueletos ilustran la crudeza de la fotografía. 

Secundra Bagh, Luknow (India). Felice Beato, 1858. 
Más tarde acompaña a la expedición anglo-francesa que en la Segunda Guerra del Opio (1856-1860) invade China y derrota a las tropas manchúes en el asalto a los fuertes de Taku (21/08/1860) y en la batalla de Palikao (20/09/1860). Entre el 6 y el 18 de octubre de 1860 se produce el saqueo y destrucción del Palacio de Verano (Yuanming Yuan) por las tropas anglo-francesas. Un episodio realmente bochornoso; además, lo destruido superó con creces a lo robado. El supervisor, por parte británica, fue James Bruce, 8º Conde de Elgin. Era hijo de Thomas Bruce Elgin, que “compró” (vandalismo es el término que utilizó Byron) los frisos del Partenón que se exhiben en el Museo Británico.

Príncipe Kung. Regente del Imperio Qing entre 1861 y 1865. Fotografía de Felice Beato, 02/11/1860. Cortesía de Metropolitan Museum of Art, New York.

En 1863, Felice Beato se trasladó a Japón. Asociado con Charles Wirgman realizaron numerosas fotografías que ilustran el final de la época Tokugawa, la guerra Boshin y la instauración del Japón moderno (la era Meiji). En 1877 vendió sus colecciones a Stillfried & Andersen y en 1884 dejó Japón. Llegó a participar en la guerra del Sudán, en auxilio de Gordon, y más tarde se estableció en Birmania. Terminó sus días en Florencia en 1909. La colección de fotografías del Japón, coloreadas, es un documento impresionante. Pueden encontrarse procesadas en la Library of Congress. La propiedad se atribuye a Stillfrid & Andersen, pero en cada una de ellas consta la autoría de Felice Beato.

Vista exterior de un mercado de pescado. Yokohama. Fotografía a la albúmina, coloreada a mano con acuarela. Felice Beato (1877?). Library of Congress.
La peripecia de los hermanos Beato es una muestra más de que las periferias de los imperios producen individuos más representativos de la propia idiosincrasia imperial que los de la metrópoli. Siempre se ha dicho, medio en broma medio en serio, que los mejores escritores ingleses eran irlandeses. “Exempli gratia”, Sterne, Wilde, Yeats y Joyce.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El galeón de Manila, los cacahuetes, la plata mexicana y la guerra del Opio

El 14 de septiembre de 1793, al atardecer, Lord Macartney se presentó, como embajador británico, ante el emperador de la China, el anciano y astuto emperador Quianlong (contaba 83 años y hacía 57 que reinaba en China). El embajador llevaba una capa de Caballero de la Orden del Baño sobre un traje de terciopelo morado moteado. Iba acompañado por Sir George Staunton, baronet, el cual lucía su manto escarlata de doctor de Derecho Civil por la Universidad de Oxford, su hijo de doce años y también llamado George formaba parte de la comitiva como paje. Emperador Quianlong Era un encuentro entre un imperio emergente y un imperio cesante. El emergente era el británico, dueño de la India y a punto de comenzar las guerras napoleónicas, de las que saldría prácticamente como potencia mundial única e indiscutida. El cesante el imperio chino que paradójicamente se encontraba en el cenit de su poderío. Lord Macartney China había tenido un crecimiento demográfico impresionante por un

Ortiz-Echagüe, Siroco en el Sahara

José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto a los 16 años, “Sermón en la aldea” (1903). El autor comentó que se trataba de una verdadera puesta en escena, todo estaba preparado; se realizó en la iglesia parroquial de Viguera, a 20 Km de Logroño, y exigió 10 minu tos de exposición. Sin embargo esta preparación no resta un ápice a su potencia. Sermón en la aldea 1903 Ortiz-Echagüe La técnica de positivado incluía el bicromato de potasa, asociado a goma arábiga y acuarela, para obtener una sustancia sensib le a la luz que utilizaron profusamente los fotógrafos llamados pictorialistas (del inglés picture, imagen) a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos Edward Steichen (1879-1973), que en la década de 1950 dirigió la sección de fotografía del MoMA de Nueva York. Madre e hija- 1906- Edward Steichen Las fotografías obtenidas con la técnica descrita crean imágenes que, sin dejar de ser reales, tienen un in

La catedral de luz

El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética. El soviético había sido diseñado por Boris Iofan, que, derrotando al constructivista Melnikov, ganó el concurso de su país con un diseño academicista. Su oponente, en todos los sentidos, fue el pabellón alemán que, curiosamente, tenía una factura similar y fue diseñado por Albert Speer. A la izquierda el pabellón de Alemania y a la derecha el de la Unión Soviética Albert Speer fue el arquitecto del nazismo. El niño mimado de Hitler, el cual, a su vez, se consideraba un artista frustrado. Speer ayudó decisivamente a construir el imaginario del imperio nazi. Lo hizo a través de sus diseños; sobre todo de los que realizó para los congresos anuales en Nuremberg. El arquitecto Luis Jesus Arizmendi. que elaboró un cuidadoso estudio sobre Speer (EUNSA, 1978), señaló que en dichos diseños aparece el rectángulo como r

René Magritte, El imperio de las luces

Durante muchos años conviví con “El imperio de las luces” de René Magritte (obviamente una reproducción). Me fascinaba no saber si representaba un amanecer o un atardecer; su calculada ambigüedad resultaba chocante. Cada elemento luminoso del cuadro, la farola, el cielo, las ventanas, el reflejo en el agua, tenía entidad propia, es decir, no estaba interferido por los demás elementos. Creo que es el cuadro menos metafísico de Magritte y sin embargo, como en todos los demás, te puedes extraviar en el proceso de analizarlo.  El imperio de las luces (L'empire des lumiéres), 1947-1954.  René Magritte.  Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique. La tensión de la pintura occidental (siglos XV a XX) se constituye mediante dos principios. El primero afirma la separación entre representación plástica y referencia lingüística; las imágenes muestran la semejanza y los textos la diferencia. El segundo principio se refiere al aspecto representativo de la semejanza: “Lo que véis es

William Beckford - Fonthill Abbey

La relectura es un buen consejero. He releído un artículo de Manuel Ribas Piera que se publicó en la revista Arquitecturas Bis en noviembre de 1975 (número 10) y que realizaba un brillante análisis sobre los orígenes del neogótico y del romanticismo en el siglo XVIII. El artículo nació de una visita de Ribas Piera a Strawberry Hill, la mansión creada por Horace Walpole, hijo del que fue el primer primer-ministro de Gran Bretaña, y que, además escribió un libro de terror "El castillo de Otranto" en 1764. Este libro contiene todos los detalles que caracterizarán a la novela gótica, castillo, cadenas ,mazmorras y criptas. Strawberry Hill Luego el género evolucionará con M.G. Lewis (El Monje), alguna novela del Marqués de Sade y el Manuscrito encontrado en Zaragoza de Jan Potocki (ya de 1805). Este último recoge un conjunto, a veces deshilvanado, de aventuras en Sierra Morena de Alfonso van Worden, de las guardias valonas del Rey, que está repleto de intrigas, bell

Churchill. El andamiaje de la retórica

En la película "El señor de los Anillos: el retorno del Rey" (Peter Jackson, 2003), Aragorn, ante las puertas de Mordor pronunciaba una arenga, de la que no hay constancia en el libro de Tolkien, a los atribulados enemigos de Sauron en los siguientes términos: "Seguid en posición, hacedles frente! Hijos de Gondor, y de Rohan, mis hermanos... Veo en vuestros ojos el mismo miedo que encogería mi propio corazón. Pudiera llegar el día en el que valor de los hombres decayera, en que olvidáramos a nuestros compañeros y se rompieran los lazos de nuestra comunidad, pero hoy no es ese día. En que una hora de lobos y escudos rotos rubricaran la consumación de la edad de los hombres, pero hoy no es ese día. En este día lucharemos. Por todo aquello que vuestro corazón ama, de esta buena tierra, os llamo a luchar. ¡Hombres del Oeste!” Aragorn en la Puerta Negra de Mordor Borges, en El Hacedor (1960), bajo el epígrafe “El enemigo generoso” , incorporó un texto que atribuy

Henri Matisse. Artes decorativas

Cuenta Margaret MacMillan en “1914. De la paz a la guerra” (Turner, 2013) que, a principios del siglo XX y según un chiste de la época, las cinco instituciones perfectas de Europa eran el estado mayor alemán, la curia católica, el parlamento británico, el ballet ruso y la ópera francesa. Una de ellas, los ballets rusos  se gesta desde la mitad del siglo XIX como la diversión representativa (y de prestigio) de las clases dirigentes rusas. Pedro I el Grande (1672-1725) había establecido la enseñanza obligatoria del baile a los hijos de la nobleza. El ballet imperial ruso fue organizado a partir de la mitad del siglo XIX. Sus mejores coreógrafos, Marius Petipa (de origen francés) e Ivan Vsevolozhsky, montaron las realizaciones más típicas de su repertorio, las grandes obras de Chaikovski y de Alexander Glazunov. Interior con jarrón etrusco. 1940. Henri Matisse Los dos teatros que utilizó el Ballet Imperial, el Bolshói (Moscú) y el Mariinski (San Petersburgo), fueron también teatros de óp

100 octanos. Shangri-La

A principios de la década de 1930 la aviación se encontraba en una encrucijada. Para poder fabricar aviones más grandes y, por lo tanto, aumentar la capacidad de transporte era necesario poder construir motores más potentes. El hombre clave fue James H. Doolittle (1896-1993), piloto militar y doctor en Ingeniería Aeronáutica (el primero en 1925) por el Instituto de Tecnología de Massachusetts. James H. Doolittle y algunos pilotos del raid sobre Tokio en 1942 Doolittle dejó el servicio militar activo en 1930. Fue contratado por la Shell Oil Co. como gerente de la división de Aviación. Logró que la Shell investigara y empezara a producir gasolina de 100 octanos (que permitiría una mayor potencia). En aquellos años Doolittle consiguió que esta gasolina de aviación estuviera disponible antes de que se fabricaran motores que pudieran usarla. En 1933 realizó un viaje por todo el mundo mediante el que conoció, de primera mano, los grandes avances en aviación (militar y civil) que se est