Ir al contenido principal

Al Capone. Trastienda del sueño americano.

 Al Capone  (1899-1947) reinó en Chicago desde 1926 hasta su encarcelamiento  en 1931. Su fama es universal, su impacto en la opinión pública de su tiempo propició que pasara a formar parte del imaginario del mundo moderno. Fue un reinado de terror y de control de las actividades de juego, prostitución y venta de alcohol, esta última de forma clandestina por la prohibición de la Ley Volstead (Decimoctava enmienda a Constitución USA en 1919). Al Capone era un hombre inteligente, con facilidad para los números (y la contabilidad), carente de escrúpulos, violento y extremadamente vanidoso y pagado de sí mismo. Curiosamente era querido por las masas, se le consideraba una especie de benefactor público. Es preciso recordar que la Prohibición, vista con perspectiva, fue un intento de la “América profunda” para obtener el control de una sociedad cada vez más diversa por la inmigración. En 1900 Estados Unidos tenía 76 millones de habitantes. Entre 1880 y 1920 entraron 20 millones de inmigrantes. La proporción es desmesurada y provocó distorsiones sociales. Los ciudadanos más desfavorecidos, de origen irlandés o italiano, aplaudieron a Capone como una especie de “Robin Hood”
Alphonse Gabriel "Al" Capone. 26/02/1931
El auge, declinar y caída de Al Capone ha sido relatado de forma magistral por Deirdre Bair (1935-2020) en su libro “Al Capone. Su vida, su legado y su leyenda”, publicado en 2016 (Anagrama, 2018). Capone cayó por un conjunto de factores muy diversos. En primer lugar hay que tener en cuenta que, habiendo nacido en Estados Unidos (en Brooklyn, New York), su origen era napolitano. No estaba relacionado con la “Cosa Nostra” ni tampoco con la “Unión siciliana”. En este sentido era un “outsider”. Además, la conocida como “Matanza del Día de San Valentín” (14/02/1929) en la que se asesinó a siete miembros de la banda de Bugs Moran, un rival declarado de Capone, tuvo una enorme repercusión. Este asunto influyo mucho en la opinión pública en lo que se refiere al repudio de la violencia de las bandas y contribuyó a que decreciera la popularidad de Capone. Otro factor que contribuyó al declive fue la disminución de los ingresos de la organización por la crisis económica de 1929. Los consumidores de alcohol, juego y prostitución no tenían dinero disponible para gastar.
Enoch "Nucky" Johnson (segundo dcha.) y "Al" Capone (tercero dcha.) en la reunión de Atlantic City (mayo 1929). Al la derecha de Capone está Meyer Lansky; en él se basó Coppola para su personaje Hyman Roth de "El Padrino".
Estas son causas menores. Hay tres factores más que fueron los que causaron la debacle definitiva de Capone. En primer lugar la existencia de un grupo de magnates de Chicago, conocidos como los “Seis Secretos” (no eran solamente seis). Este grupo financió todo tipo de operaciones encaminadas a minar el poder de Al Capone. Incluso, en un momento dado, pagó los gastos de la estancia en Sudamérica de un testigo protegido que declaró contra Capone en el juicio de 1931. En el grupo estaba, entre otros, Charles G. Dawes, que había sido vicepresidente con Calvin Coolidge y que fue autor del “Plan Dawes” de estabilización de la moneda alemana. Otro posible miembro era Robert Rutherford McCormick, propietario y editor del Chicago Tribune. También estuvo en el grupo Calvin Goddard, experto en balística que ayudó a la invención del microscopio de comparación que permitiría identificar que un proyectil había sido disparado con un arma concreta. 
Sentado, el presidente Calvin Coolidge. De pie Mabel Walker Willebrandt y el congresista republicano por Ohio Israel Moore Foster. 07/06/1924. Library of Congress.
En segundo lugar, se celebró una reunión, a partir del 13 de mayo de 1929, en Atlantic City en la que participaron los jefes del hampa más importantes del momento. Aparte de Capone estaban allí, Lucky Luciano, Frank Costello, el anfitrión “Nucky” Johnson y otros. Se trataba de llegar a un acuerdo de reparto de territorios e influencias y, sobre todo, evitar los enfrentamientos. La violencia perjudicaba el negocio y alertaba a la opinión pública. Exactamente lo contrario del estilo “Capone”. Los acuerdos de la reunión originaron nuevos sistemas de “trabajo”, fue una puesta al día que anticipaba lo que iba a ser la mafia del futuro: control indirecto y actuaciones en la sombra. Capone ni podía ni quería cambiar su estilo, su decadencia era cuestión de tiempo.
Mabel Walker Willebrandt en su despacho. Library of Congress.
Finalmente, el instrumento para la destrucción de Capone fue identificado por Mabel Walker Willebrandt. Era una mujer excepcional, ayudante del Fiscal General USA entre 1921 y 1929 y uno de los grandes cerebros jurídicos de su época.. Colaboró con otro funcionario incorruptible, el fiscal de Chicago Emerson Q. Jonhson. Willebrandt valoró que la sentencia del Tribunal Supremo United States v. Sullivan, 274 U.S. 259 (1927) abría la puerta para poder procesar a Capone por evasión de impuestos.
Esta sentencia había supuesto la condena de Manley Sullivan por no haber satisfecho los impuestos correspondientes a sus ganancias ilícitas. Los abogados de Sullivan argumentaron que haber efectuado las declaraciones de impuestos hubiera equivalido a autoincriminarse por las actividades que habían originado los ingresos. Es decir, la declaración de impuestos no se podía hacer en la medida que vulneraba la Quinta Enmienda (declarar en contra de uno mismo) de la Constitución USA. La United States Revenue Act de 1921 (Ley de Ingresos de 1921) había eliminado la palabra “legales” asociada a los ingresos que sí constaba en la versión de 1913. Este fue el “detalle” legislativo que permitió existencia de la sentencia Sullivan. A partir de entonces los ingresos declarables comprendían también los ingresos procedentes de actividades ilegales. 
Sentado el juez Oliver Wendell Holmes Jr. (circa 1932). Library of Congress.
Su complicado encaje en la quinta Enmienda provocó una objeción por parte del juez Oliver Wendell Holmes Jr. Éste señaló que si se efectuaba una declaración de impuestos de este tipo aparecería la posibilidad de que se podrían declarar como gastos deducibles los sobornos (!!). Holmes añadió respecto a los descuentos por los sobornos (no sé si en serio o como rasgo de humor negro) “cuando un contribuyente tenga la temeridad de plantearlo”.
Prisión de Alcatraz, bahía de San Francisco.
Al Capone fue condenado gracias a la doctrina de la Sentencia Sullivan, en un juicio celebrado en 1931, por cargos relacionados con la evasión de Impuestos a cumplir una sentencia de 11 años de reclusión en una prisión federal. Enfermo de neurosífilis, los cumplió en Atlanta y en la recién creada prisión de Alcatraz, en la bahía de San Francisco. Murió en su residencia en Miami el 25 de enero de 1947. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El galeón de Manila, los cacahuetes, la plata mexicana y la guerra del Opio

El 14 de septiembre de 1793, al atardecer, Lord Macartney se presentó, como embajador británico, ante el emperador de la China, el anciano y astuto emperador Quianlong (contaba 83 años y hacía 57 que reinaba en China). El embajador llevaba una capa de Caballero de la Orden del Baño sobre un traje de terciopelo morado moteado. Iba acompañado por Sir George Staunton, baronet, el cual lucía su manto escarlata de doctor de Derecho Civil por la Universidad de Oxford, su hijo de doce años y también llamado George formaba parte de la comitiva como paje. Emperador Quianlong Era un encuentro entre un imperio emergente y un imperio cesante. El emergente era el británico, dueño de la India y a punto de comenzar las guerras napoleónicas, de las que saldría prácticamente como potencia mundial única e indiscutida. El cesante el imperio chino que paradójicamente se encontraba en el cenit de su poderío. Lord Macartney China había tenido un crecimiento demográfico impresionante por un

René Magritte, El imperio de las luces

Durante muchos años conviví con “El imperio de las luces” de René Magritte (obviamente una reproducción). Me fascinaba no saber si representaba un amanecer o un atardecer; su calculada ambigüedad resultaba chocante. Cada elemento luminoso del cuadro, la farola, el cielo, las ventanas, el reflejo en el agua, tenía entidad propia, es decir, no estaba interferido por los demás elementos. Creo que es el cuadro menos metafísico de Magritte y sin embargo, como en todos los demás, te puedes extraviar en el proceso de analizarlo.  El imperio de las luces (L'empire des lumiéres), 1947-1954.  René Magritte.  Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique. La tensión de la pintura occidental (siglos XV a XX) se constituye mediante dos principios. El primero afirma la separación entre representación plástica y referencia lingüística; las imágenes muestran la semejanza y los textos la diferencia. El segundo principio se refiere al aspecto representativo de la semejanza: “Lo que véis es

Ortiz-Echagüe, Siroco en el Sahara

José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto a los 16 años, “Sermón en la aldea” (1903). El autor comentó que se trataba de una verdadera puesta en escena, todo estaba preparado; se realizó en la iglesia parroquial de Viguera, a 20 Km de Logroño, y exigió 10 minu tos de exposición. Sin embargo esta preparación no resta un ápice a su potencia. Sermón en la aldea 1903 Ortiz-Echagüe La técnica de positivado incluía el bicromato de potasa, asociado a goma arábiga y acuarela, para obtener una sustancia sensib le a la luz que utilizaron profusamente los fotógrafos llamados pictorialistas (del inglés picture, imagen) a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos Edward Steichen (1879-1973), que en la década de 1950 dirigió la sección de fotografía del MoMA de Nueva York. Madre e hija- 1906- Edward Steichen Las fotografías obtenidas con la técnica descrita crean imágenes que, sin dejar de ser reales, tienen un in

La catedral de luz

El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética. El soviético había sido diseñado por Boris Iofan, que, derrotando al constructivista Melnikov, ganó el concurso de su país con un diseño academicista. Su oponente, en todos los sentidos, fue el pabellón alemán que, curiosamente, tenía una factura similar y fue diseñado por Albert Speer. A la izquierda el pabellón de Alemania y a la derecha el de la Unión Soviética Albert Speer fue el arquitecto del nazismo. El niño mimado de Hitler, el cual, a su vez, se consideraba un artista frustrado. Speer ayudó decisivamente a construir el imaginario del imperio nazi. Lo hizo a través de sus diseños; sobre todo de los que realizó para los congresos anuales en Nuremberg. El arquitecto Luis Jesus Arizmendi. que elaboró un cuidadoso estudio sobre Speer (EUNSA, 1978), señaló que en dichos diseños aparece el rectángulo como r

William Beckford - Fonthill Abbey

La relectura es un buen consejero. He releído un artículo de Manuel Ribas Piera que se publicó en la revista Arquitecturas Bis en noviembre de 1975 (número 10) y que realizaba un brillante análisis sobre los orígenes del neogótico y del romanticismo en el siglo XVIII. El artículo nació de una visita de Ribas Piera a Strawberry Hill, la mansión creada por Horace Walpole, hijo del que fue el primer primer-ministro de Gran Bretaña, y que, además escribió un libro de terror "El castillo de Otranto" en 1764. Este libro contiene todos los detalles que caracterizarán a la novela gótica, castillo, cadenas ,mazmorras y criptas. Strawberry Hill Luego el género evolucionará con M.G. Lewis (El Monje), alguna novela del Marqués de Sade y el Manuscrito encontrado en Zaragoza de Jan Potocki (ya de 1805). Este último recoge un conjunto, a veces deshilvanado, de aventuras en Sierra Morena de Alfonso van Worden, de las guardias valonas del Rey, que está repleto de intrigas, bell

Henri Matisse. Artes decorativas

Cuenta Margaret MacMillan en “1914. De la paz a la guerra” (Turner, 2013) que, a principios del siglo XX y según un chiste de la época, las cinco instituciones perfectas de Europa eran el estado mayor alemán, la curia católica, el parlamento británico, el ballet ruso y la ópera francesa. Una de ellas, los ballets rusos  se gesta desde la mitad del siglo XIX como la diversión representativa (y de prestigio) de las clases dirigentes rusas. Pedro I el Grande (1672-1725) había establecido la enseñanza obligatoria del baile a los hijos de la nobleza. El ballet imperial ruso fue organizado a partir de la mitad del siglo XIX. Sus mejores coreógrafos, Marius Petipa (de origen francés) e Ivan Vsevolozhsky, montaron las realizaciones más típicas de su repertorio, las grandes obras de Chaikovski y de Alexander Glazunov. Interior con jarrón etrusco. 1940. Henri Matisse Los dos teatros que utilizó el Ballet Imperial, el Bolshói (Moscú) y el Mariinski (San Petersburgo), fueron también teatros de óp

Churchill. El andamiaje de la retórica

En la película "El señor de los Anillos: el retorno del Rey" (Peter Jackson, 2003), Aragorn, ante las puertas de Mordor pronunciaba una arenga, de la que no hay constancia en el libro de Tolkien, a los atribulados enemigos de Sauron en los siguientes términos: "Seguid en posición, hacedles frente! Hijos de Gondor, y de Rohan, mis hermanos... Veo en vuestros ojos el mismo miedo que encogería mi propio corazón. Pudiera llegar el día en el que valor de los hombres decayera, en que olvidáramos a nuestros compañeros y se rompieran los lazos de nuestra comunidad, pero hoy no es ese día. En que una hora de lobos y escudos rotos rubricaran la consumación de la edad de los hombres, pero hoy no es ese día. En este día lucharemos. Por todo aquello que vuestro corazón ama, de esta buena tierra, os llamo a luchar. ¡Hombres del Oeste!” Aragorn en la Puerta Negra de Mordor Borges, en El Hacedor (1960), bajo el epígrafe “El enemigo generoso” , incorporó un texto que atribuy

Liu Cixin, dimensión desconocida

Liu Cixin (Yangquan, 1963) publicó entre 2007 y 2010 la Trilogía de los tres cuerpos, un libro de ciencia-ficción de 1.800 páginas, que en 2015 obtuvo el Premio Hugo concedido a la primera novela de la trilogía (El problema de los tres cuerpos). Se trata de un relato largo, minucioso, apasionante y, sobre todo, tremendamente didáctico. Pone sobre el tapete todas las teorías de la física moderna, desde las supercuerdas y las múltiples dimensiones de la materia hasta la posibilidad de viajar a velocidades superiores a la de la luz. Liu Cixin No sólo habla de física sino también de sociología y la teoría de juegos que podría estar implícita en las relaciones entre civilizaciones en el universo. En concreto, partiendo de que el universo es inmenso pero finito (y escaso), y de que  existirían muchas civilizaciones (y no hay sitio para todas) se produciría el fenómeno de que una civilización no podría conocer la bondad de las otras por la mera especulación. Ello conduciría, a través