Ir al contenido principal

100 octanos. Shangri-La

A principios de la década de 1930 la aviación se encontraba en una encrucijada. Para poder fabricar aviones más grandes y, por lo tanto, aumentar la capacidad de transporte era necesario poder construir motores más potentes. El hombre clave fue James H. Doolittle (1896-1993), piloto militar y doctor en Ingeniería Aeronáutica (el primero en 1925) por el Instituto de Tecnología de Massachusetts.
James H. Doolittle y algunos pilotos del raid sobre Tokio en 1942
Doolittle dejó el servicio militar activo en 1930. Fue contratado por la Shell Oil Co. como gerente de la división de Aviación. Logró que la Shell investigara y empezara a producir gasolina de 100 octanos (que permitiría una mayor potencia). En aquellos años Doolittle consiguió que esta gasolina de aviación estuviera disponible antes de que se fabricaran motores que pudieran usarla. En 1933 realizó un viaje por todo el mundo mediante el que conoció, de primera mano, los grandes avances en aviación (militar y civil) que se estaban consiguiendo en Alemania, Italia y Japón. Cuando volvió a USA cabildeó activamente en el Congreso, y en el ámbito militar, para impulsar la construcción de aviones más potentes y eficaces.
Operaria trabajando con un motor Wrigth R-2600 Cyclone en la fábrica de North American Aviation Inc. en Inglewood (California). Fotografía Alfred T. Palmer, junio 1942. Library of Congress.
Uno de los primeros motores capaces de utilizar la gasolina de 100 octanos fue el Wright R-2600 Cyclone (14 cilindros en doble estrella y 1.600 HP), llamado Twin Cyclone. Se comenzó a fabricar en 1935 por el conglomerado Curtiss-Wrigth. Se produjeron 50.000 unidades y fue utilizado en numerosos aviones de la época. Uno de ellos fue el Boeing 314 (Clipper); se trataba de un hidrocanoa (hidroavión con el fuselaje en forma de casco, no tiene flotadores) encargado por la Pan American Airways (Pan Am). Tenía cuatro motores Twin Cyclone y una capacidad máxima de 68 pasajeros. Su primer vuelo comercial se realizó el 23/02/1939 entre San Francisco y Hong-Kong.
Boeing 314 (Clipper). Fotógrafo Harris & Ewing, 1939. Library of Congress.
El aparato tuvo un éxito tremendo en un momento en el que escaseaban las buenas pistas de aterrizaje. Se establecieron rutas interoceánicas. La Guerra Mundial supuso la militarización de los aparatos en servicio. Churchill hizo su primer vuelo oceánico en ese avión el 14/01/1942, volviendo de Estados Unidos. 

Otro de los aviones en el que se incorporó el Twin Cyclone fue el bombardero B-25 Mitchell fabricado por la North American Aviation (a partir de 1940), montaba dos motores y tenía capacidad para 6 tripulantes; se llegaron a fabricar 10.000 unidades en diversas variantes.
Después del ataque japonés en diciembre de 1941 a Pearl Harbor el presidente Roosevelt instó a las autoridades militares a analizar la posibilidad de un ataque al territorio japones,  había que subir la moral del pueblo norteamericano. Inmediatamente se pensó en Doolitte, había vuelto al servicio activo en 1940 y, por su formación era la persona idónea para planificar un ataque a gran distancia. Doolittle eligió el B-25 ya que, por su potencia (a pesar de su tamaño), podía efectuar un despegue en la pista de un portaaviones.
Despegue de un B-25 desde el portaaviones Hornet. 18/04/1942.
El 2 de abril de 1942 el portaaviones USS Hornet, llevando a bordo 16 B-25 y sus tripulaciones,  zarpó de Alameda (California) y, junto al USS Enterprise, se dirigió hacía Japón. Los aviones despegaron, a 1.100 Km de su objetivo, el 18 de abril de 1942. En la cubierta se encontraba el director de cine John Ford, al que se le había encargado el rodaje del evento. La incursión Doolittle realizó un bombardeo (prácticamente simbólico) de Tokio y algunas otras ciudades; se causó un gran efecto sicológico en las autoridades japonesas. Más tarde, Roosevelt, preguntado en una rueda de prensa sobre el lugar del que habían partido los aviones, contestó que de Shangri-La. Se trataba del mítico paraíso  de la novela Horizontes perdidos (1933), escrita por James Hilton. Shangri-La fue también el primer nombre (1942) de la residencia presidencial de Camp David (Maryland).
Cartel Horizontes perdidos (Lost Horizon), Frank Capra, 1934. Se aprecia el avión Douglas DC-3.
Sobre la novela de Hilton, Frank Capra realizó en 1937 una película que tuvo una repercusión enorme. En el comienzo del film, con la huida en masa de Shanghái por un ataque de los japoneses, aparece un avión que claramente se puede identificar como el Douglas DC-3 (Dakota). Este aeroplano, competidor del B-25, fue todavía más famoso. Incorporaba dos motores Pratt & Whitney R-1830 Twin Wasp, con 14 cilindros en estrella y una potencia ligeramente menor que el Twin Cyclone. En una clara referencia a esta escena Spielberg, en su película Indiana jones y el Templo Maldito (1984),incorporó una huída, también de Shanghái, pero esta vez en un Ford Tri-Motor que montaba unos motores, de menor potencia, inicialmente de Wright y posteriormente de Pratt & Whitney.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La catedral de luz

El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética. El soviético había sido diseñado por Boris Iofan, que, derrotando al constructivista Melnikov, ganó el concurso de su país con un diseño academicista. Su oponente, en todos los sentidos, fue el pabellón alemán que, curiosamente, tenía una factura similar y fue diseñado por Albert Speer. A la izquierda el pabellón de Alemania y a la derecha el de la Unión Soviética Albert Speer fue el arquitecto del nazismo. El niño mimado de Hitler, el cual, a su vez, se consideraba un artista frustrado. Speer ayudó decisivamente a construir el imaginario del imperio nazi. Lo hizo a través de sus diseños; sobre todo de los que realizó para los congresos anuales en Nuremberg. El arquitecto Luis Jesus Arizmendi. que elaboró un cuidadoso estudio sobre Speer (EUNSA, 1978), señaló que en dichos diseños aparece el rectángulo como r

Ortiz-Echagüe, Siroco en el Sahara

José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto a los 16 años, “Sermón en la aldea” (1903). El autor comentó que se trataba de una verdadera puesta en escena, todo estaba preparado; se realizó en la iglesia parroquial de Viguera, a 20 Km de Logroño, y exigió 10 minu tos de exposición. Sin embargo esta preparación no resta un ápice a su potencia. Sermón en la aldea 1903 Ortiz-Echagüe La técnica de positivado incluía el bicromato de potasa, asociado a goma arábiga y acuarela, para obtener una sustancia sensib le a la luz que utilizaron profusamente los fotógrafos llamados pictorialistas (del inglés picture, imagen) a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos Edward Steichen (1879-1973), que en la década de 1950 dirigió la sección de fotografía del MoMA de Nueva York. Madre e hija- 1906- Edward Steichen Las fotografías obtenidas con la técnica descrita crean imágenes que, sin dejar de ser reales, tienen un indu

René Magritte, El imperio de las luces

Durante muchos años conviví con “El imperio de las luces” de René Magritte (obviamente una reproducción). Me fascinaba no saber si representaba un amanecer o un atardecer; su calculada ambigüedad resultaba chocante. Cada elemento luminoso del cuadro, la farola, el cielo, las ventanas, el reflejo en el agua, tenía entidad propia, es decir, no estaba interferido por los demás elementos. Creo que es el cuadro menos metafísico de Magritte y sin embargo, como en todos los demás, te puedes extraviar en el proceso de analizarlo.  El imperio de las luces (L'empire des lumiéres), 1947-1954.  René Magritte.  Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique. La tensión de la pintura occidental (siglos XV a XX) se constituye mediante dos principios. El primero afirma la separación entre representación plástica y referencia lingüística; las imágenes muestran la semejanza y los textos la diferencia. El segundo principio se refiere al aspecto representativo de la semejanza: “Lo que véis es

William Beckford - Fonthill Abbey

La relectura es un buen consejero. He releído un artículo de Manuel Ribas Piera que se publicó en la revista Arquitecturas Bis en noviembre de 1975 (número 10) y que realizaba un brillante análisis sobre los orígenes del neogótico y del romanticismo en el siglo XVIII. El artículo nació de una visita de Ribas Piera a Strawberry Hill, la mansión creada por Horace Walpole, hijo del que fue el primer primer-ministro de Gran Bretaña, y que, además escribió un libro de terror "El castillo de Otranto" en 1764. Este libro contiene todos los detalles que caracterizarán a la novela gótica, castillo, cadenas ,mazmorras y criptas. Strawberry Hill Luego el género evolucionará con M.G. Lewis (El Monje), alguna novela del Marqués de Sade y el Manuscrito encontrado en Zaragoza de Jan Potocki (ya de 1805). Este último recoge un conjunto, a veces deshilvanado, de aventuras en Sierra Morena de Alfonso van Worden, de las guardias valonas del Rey, que está repleto de intrigas, bell

Churchill. El andamiaje de la retórica

En la película "El señor de los Anillos: el retorno del Rey" (Peter Jackson, 2003), Aragorn, ante las puertas de Mordor pronunciaba una arenga, de la que no hay constancia en el libro de Tolkien, a los atribulados enemigos de Sauron en los siguientes términos: "Seguid en posición, hacedles frente! Hijos de Gondor, y de Rohan, mis hermanos... Veo en vuestros ojos el mismo miedo que encogería mi propio corazón. Pudiera llegar el día en el que valor de los hombres decayera, en que olvidáramos a nuestros compañeros y se rompieran los lazos de nuestra comunidad, pero hoy no es ese día. En que una hora de lobos y escudos rotos rubricaran la consumación de la edad de los hombres, pero hoy no es ese día. En este día lucharemos. Por todo aquello que vuestro corazón ama, de esta buena tierra, os llamo a luchar. ¡Hombres del Oeste!” Aragorn en la Puerta Negra de Mordor Borges, en El Hacedor (1960), bajo el epígrafe “El enemigo generoso” , incorporó un texto que atribuy

Liu Cixin, dimensión desconocida

Liu Cixin (Yangquan, 1963) publicó entre 2007 y 2010 la Trilogía de los tres cuerpos, un libro de ciencia-ficción de 1.800 páginas, que en 2015 obtuvo el Premio Hugo concedido a la primera novela de la trilogía (El problema de los tres cuerpos). Se trata de un relato largo, minucioso, apasionante y, sobre todo, tremendamente didáctico. Pone sobre el tapete todas las teorías de la física moderna, desde las supercuerdas y las múltiples dimensiones de la materia hasta la posibilidad de viajar a velocidades superiores a la de la luz. Liu Cixin No sólo habla de física sino también de sociología y la teoría de juegos que podría estar implícita en las relaciones entre civilizaciones en el universo. En concreto, partiendo de que el universo es inmenso pero finito (y escaso), y de que  existirían muchas civilizaciones (y no hay sitio para todas) se produciría el fenómeno de que una civilización no podría conocer la bondad de las otras por la mera especulación. Ello conduciría, a través

Timothy Trebitsch-Lincoln, aventurero internacional

En España hay varias hemerotecas digitales magníficas, por un lado la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica y la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional (ambas estatales) y por otro las propias de ABC y La Vanguardia , todas ellas con todo lo publicado perfectamente escaneado y de acceso público. Con este material he realizado un experimento: intentar una investigación exclusivamente realizada con el material obtenido de dichas hemerotecas. Se trataba de no contaminar la mirada con datos actuales (o posteriores a su momento). Para conseguir un ejemplo lo suficientemente manejable he elegido a un pintoresco personaje, un “aventurero internacional” en la terminología del primer tercio del siglo XX. Se trata de Ignatius Timothy Trebitsch-Lincoln (1879-1943). Al ser un personaje secundario y tener un apellido raro (en España) no hay mucho material sobre él. He manejado solamente dieciséis recortes de prensa (con enlace al documento correspondiente)  y este es el resultado. L