Ir al contenido principal

Marvin vs. Marvin

Casi todos los grandes directores de cine han realizado películas menores que tienen un claro carácter de diversión personal. Alfred Hitchcock dirigió en 1955 “Pero .. Quién mató a Harry” (The trouble with Harry); una especie de comedia negra que no recibió buenas críticas, y algunas de ellas demoledoras como la del New Yorker. 
Cartel de "Pero... quién mató a Harry"
Por su parte, John Huston firmó en 1953 “La burla del diablo” (Beat the devil), como director y como coautor del guión junto a Truman Capote. Se trataba de una especie de parodia de “El halcón maltés” y en la que trabajaron los actores de esta última, Humphrey Bogart, Robert Morley (sustituyendo a Sidney Greenstret) y Peter Lorre. Era un delirio que, cuando la ví, me resultó un tanto incomprensible. Naturalmente recibió críticas feroces.
Cartel de "La burla del diablo"
John Ford también hizo algo parecido. En 1963 realizó “La taberna del irlandés” (Donovan’s Reef) Es una comedia blanda y destinada al gran público. Estaba hecha, como las anteriores, por un grupo de amigos pasándoselo muy bien. John Wayne y Lee Marvin eran los protagonistas. El guión estaba hecho por James Edward Grant, autor del guión de El Alamo de John Wayne, y por Frank S. Nugent, viejo colaborador de John Ford, en Fort Apache, She Wore a Yellow Ribbon yThe Searchers entre otras películas.
Cartel de "La taberna del irlandés"
La acción de la película se desarrollaba en una improbable isla de la Polinesia Francesa. César Romero hacía un papel a su medida, el inverosímil gobernador francés de la isla. La protagonista era Elizabeth Allen, una magnífica actriz de teatro. Contenía una buena trifulca, entre Wayne y Marvin, y un trasunto de los típicos sargentos irlandeses de los westerns de Ford interpretado por Mike Mazurki en el papel de sargento de la Gendarmería.
John Wayne, Lee Marvin y Elizabeth Allen en una escena de "La taberna del irlandés"
Curiosamente Lee Marvin, uno de los “duros” clásicos del cine, forma parte de los anales del derecho norteamericano. En concreto por la sentencia del Tribunal Supremo de California Marvin c/ Marvin (18Cal.3d 660, 557 P.2d 106, 134 Cal.R. 815) dictada en 1976. Se trató de una demanda previa efectuada por Michelle Triola Marvin contra Lee Marvin. Ambos convivieron como pareja desde 1965 a 1970 y nunca se casaron. Michelle Triola solicitaba una compensación económica similar a la de los cónyuges aplicable según las leyes californianas. La sentencia dictaminó que “ … deben suprimirse las barreras judiciales que puedan subsistir para la satisfacción de las expectativas razonables de las partes dentro de unas relaciones maritales no matrimoniales “.
Lee Marvin, Elizabeth Allen, John Wayne y Mike Mazurki en una escena de "La taberna del irlandés"
Después, reconocido el derecho a la apertura del juicio, Michelle Triola lo perdió al no poder demostrar la existencia de algún tipo de contrato sobre los bienes y las ganancias obtenidos durante la convivencia común. Sin embargo la sentencia creó derecho al reconocer que la ausencia de matrimonio no invalidaba la posibilidad de establecer contratos de regulación de la convivencia marital.
Caso People c/ Woody. Corte de San Bernardino (California). 1962. Sentados, de izquierda a derecha, Jack Woody, Dan Dee Nez y Leon B. Anderson. Detrás A.L.Wirin (Civil Liberties Unión) y Rufus Johnson.
El magistrado redactor de la sentencia Marvin c/ Marvin fue Mathew Oscar Tobriner, un juez progresista con numerosas sentencias interesantes. En el caso People c/ Dorado (29/01/1965) prefiguró la famosa sentencia del Tribunal Supremo USA en el caso Miranda c/ Arizona (1966) que instauró la necesidad de la advertencia a los detenidos de su derecho a guardar silencio. Hay una sentencia de Tobriner que me parece fascinante (y sicodélica). En el caso People c/ Woody (1964) anuló una condena por consumo ritual de peyote por parte de un miembro de la Iglesia nativa americana (los indios navajos) aplicando la Primera Enmienda de la Constitución  (Libertad de religión, de expresión y de prensa).

Comentarios

Entradas populares de este blog

El galeón de Manila, los cacahuetes, la plata mexicana y la guerra del Opio

El 14 de septiembre de 1793, al atardecer, Lord Macartney se presentó, como embajador británico, ante el emperador de la China, el anciano y astuto emperador Quianlong (contaba 83 años y hacía 57 que reinaba en China). El embajador llevaba una capa de Caballero de la Orden del Baño sobre un traje de terciopelo morado moteado. Iba acompañado por Sir George Staunton, baronet, el cual lucía su manto escarlata de doctor de Derecho Civil por la Universidad de Oxford, su hijo de doce años y también llamado George formaba parte de la comitiva como paje. Emperador Quianlong Era un encuentro entre un imperio emergente y un imperio cesante. El emergente era el británico, dueño de la India y a punto de comenzar las guerras napoleónicas, de las que saldría prácticamente como potencia mundial única e indiscutida. El cesante el imperio chino que paradójicamente se encontraba en el cenit de su poderío. Lord Macartney China había tenido un crecimiento demográfico impresionante por un

Ortiz-Echagüe, Siroco en el Sahara

José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto a los 16 años, “Sermón en la aldea” (1903). El autor comentó que se trataba de una verdadera puesta en escena, todo estaba preparado; se realizó en la iglesia parroquial de Viguera, a 20 Km de Logroño, y exigió 10 minu tos de exposición. Sin embargo esta preparación no resta un ápice a su potencia. Sermón en la aldea 1903 Ortiz-Echagüe La técnica de positivado incluía el bicromato de potasa, asociado a goma arábiga y acuarela, para obtener una sustancia sensib le a la luz que utilizaron profusamente los fotógrafos llamados pictorialistas (del inglés picture, imagen) a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos Edward Steichen (1879-1973), que en la década de 1950 dirigió la sección de fotografía del MoMA de Nueva York. Madre e hija- 1906- Edward Steichen Las fotografías obtenidas con la técnica descrita crean imágenes que, sin dejar de ser reales, tienen un in

La catedral de luz

El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética. El soviético había sido diseñado por Boris Iofan, que, derrotando al constructivista Melnikov, ganó el concurso de su país con un diseño academicista. Su oponente, en todos los sentidos, fue el pabellón alemán que, curiosamente, tenía una factura similar y fue diseñado por Albert Speer. A la izquierda el pabellón de Alemania y a la derecha el de la Unión Soviética Albert Speer fue el arquitecto del nazismo. El niño mimado de Hitler, el cual, a su vez, se consideraba un artista frustrado. Speer ayudó decisivamente a construir el imaginario del imperio nazi. Lo hizo a través de sus diseños; sobre todo de los que realizó para los congresos anuales en Nuremberg. El arquitecto Luis Jesus Arizmendi. que elaboró un cuidadoso estudio sobre Speer (EUNSA, 1978), señaló que en dichos diseños aparece el rectángulo como r

René Magritte, El imperio de las luces

Durante muchos años conviví con “El imperio de las luces” de René Magritte (obviamente una reproducción). Me fascinaba no saber si representaba un amanecer o un atardecer; su calculada ambigüedad resultaba chocante. Cada elemento luminoso del cuadro, la farola, el cielo, las ventanas, el reflejo en el agua, tenía entidad propia, es decir, no estaba interferido por los demás elementos. Creo que es el cuadro menos metafísico de Magritte y sin embargo, como en todos los demás, te puedes extraviar en el proceso de analizarlo.  El imperio de las luces (L'empire des lumiéres), 1947-1954.  René Magritte.  Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique. La tensión de la pintura occidental (siglos XV a XX) se constituye mediante dos principios. El primero afirma la separación entre representación plástica y referencia lingüística; las imágenes muestran la semejanza y los textos la diferencia. El segundo principio se refiere al aspecto representativo de la semejanza: “Lo que véis es

William Beckford - Fonthill Abbey

La relectura es un buen consejero. He releído un artículo de Manuel Ribas Piera que se publicó en la revista Arquitecturas Bis en noviembre de 1975 (número 10) y que realizaba un brillante análisis sobre los orígenes del neogótico y del romanticismo en el siglo XVIII. El artículo nació de una visita de Ribas Piera a Strawberry Hill, la mansión creada por Horace Walpole, hijo del que fue el primer primer-ministro de Gran Bretaña, y que, además escribió un libro de terror "El castillo de Otranto" en 1764. Este libro contiene todos los detalles que caracterizarán a la novela gótica, castillo, cadenas ,mazmorras y criptas. Strawberry Hill Luego el género evolucionará con M.G. Lewis (El Monje), alguna novela del Marqués de Sade y el Manuscrito encontrado en Zaragoza de Jan Potocki (ya de 1805). Este último recoge un conjunto, a veces deshilvanado, de aventuras en Sierra Morena de Alfonso van Worden, de las guardias valonas del Rey, que está repleto de intrigas, bell

Churchill. El andamiaje de la retórica

En la película "El señor de los Anillos: el retorno del Rey" (Peter Jackson, 2003), Aragorn, ante las puertas de Mordor pronunciaba una arenga, de la que no hay constancia en el libro de Tolkien, a los atribulados enemigos de Sauron en los siguientes términos: "Seguid en posición, hacedles frente! Hijos de Gondor, y de Rohan, mis hermanos... Veo en vuestros ojos el mismo miedo que encogería mi propio corazón. Pudiera llegar el día en el que valor de los hombres decayera, en que olvidáramos a nuestros compañeros y se rompieran los lazos de nuestra comunidad, pero hoy no es ese día. En que una hora de lobos y escudos rotos rubricaran la consumación de la edad de los hombres, pero hoy no es ese día. En este día lucharemos. Por todo aquello que vuestro corazón ama, de esta buena tierra, os llamo a luchar. ¡Hombres del Oeste!” Aragorn en la Puerta Negra de Mordor Borges, en El Hacedor (1960), bajo el epígrafe “El enemigo generoso” , incorporó un texto que atribuy

100 octanos. Shangri-La

A principios de la década de 1930 la aviación se encontraba en una encrucijada. Para poder fabricar aviones más grandes y, por lo tanto, aumentar la capacidad de transporte era necesario poder construir motores más potentes. El hombre clave fue James H. Doolittle (1896-1993), piloto militar y doctor en Ingeniería Aeronáutica (el primero en 1925) por el Instituto de Tecnología de Massachusetts. James H. Doolittle y algunos pilotos del raid sobre Tokio en 1942 Doolittle dejó el servicio militar activo en 1930. Fue contratado por la Shell Oil Co. como gerente de la división de Aviación. Logró que la Shell investigara y empezara a producir gasolina de 100 octanos (que permitiría una mayor potencia). En aquellos años Doolittle consiguió que esta gasolina de aviación estuviera disponible antes de que se fabricaran motores que pudieran usarla. En 1933 realizó un viaje por todo el mundo mediante el que conoció, de primera mano, los grandes avances en aviación (militar y civil) que se est

Lise Meitner, el elemento 109

La revista Investigación y Ciencia en marzo de 1998 publicó un artículo sobre Lise Meitner. Meitner nació en Viena, en una familia judía convertida al cristianismo, en 1878. Se doctoró en física en la Universidad de Viena en 1907. Tuvo como profesor a Ludwig Boltzmann, experto en termodinámica y autor de la expresión matemática de la entropía (S=k.log W). Lise Meitner Desde 1917 fue profesora de física en el Instituto Kaiser Wilhelm y en la Universidad de Berlín. Trabajó con el  profesor Otto Hahn, que llevaba la sección de radioquímica, y juntos descubrieron en 1918 el Protactinio, elemento 91 de la tabla periódica anterior al uranio (92). A principio de los años 1930 se interesó por los experimentos de Enrico Fermi, en Roma, que, bombardeando con neutrones diversos elementos, descubrió que cuando se trataba del uranio se producían emisiones beta, cuyas características correspondían a elementos transuránicos (en la tabla periódica). Enrico Fermi En 1937 Meitner publica u