Ir al contenido principal

Entradas

Frank Lloyd Wright, forma, función y errores de cálculo

En el número de noviembre de 2000 de la revista Investigación y Ciencia el ingeniero Robert Silman analizaba los problemas estructurales de la Casa de la Cascada, diseñada por Frank Lloyd Wright (1867-1959) en septiembre de 1935 y construida entre 1936 y 1939 para Edgar Kaufmann, dueño de unos grandes almacenes en Pittsburgh. La casa se encuentra en Bear Run (Pennsylvania). Casa de la Cascada. Residencia Kaufmann Los problemas que tuvo que solventar Robert Silman estaban relacionados con el hecho de que el hormigón del primer piso, al retirar el encofrado de madera, tuvo un desplazamiento hacia abajo de 44,5 milímetros; el problema se agravó con el segundo piso. Casa de la Cascada - Residencia Kaufmann El boceto original se había confeccionado a toda prisa, en dos horas, mientras Kaufmann, harto de retrasos en el encargo, se dirigía en automóvil al taller de Wright en Taliesin (Wisconsin). Wright se negó a realizar modificaciones y la casa arrastró problemas desde su const

Japón, cuando los mundos chocan

En el verano de 1882 Yamakawa Sutematsu pronunció un discurso de despedida, como delegada de su clase, en Poughkeepsie (Nueva York), en la sede del Vassar College. Era la primera mujer japonesa en graduarse en una universidad occidental. Así lo cuenta la historiadora Eri Hotta en su magnífico libro Japón 1941, publicado por Galaxia Gutenberg en 2015. Yamakawa Sutematsu - Vassar College Yamakawa Sutematsu era una de las elegidas para formar parte de la Misión Iwakura; una misión diplomática japonesa que tuvo como finalidad colaborar en la modernización del Japón. En este caso se trataba de llevar a jóvenes a estudiar a las más prestigiosas universidades occidentales. Principe Iwakura Tomomi - Organizador de la Embajada Iwakura - Library of Congress Todo ello se integra en la cadena de acontecimientos que se inicia con la llegada, en 1853, del Comodoro Perry, de los Estados Unidos, que conmina al Shogunato Tokugawa a la apertura comercial del Japón. Los Tokugawa, que gobernab

Existencialistas, café y magdalena

Sarah Bakewell publicó en 2016 “En el café de los existencialistas”. Se trata de un ensayo biográfico muy bien estructurado, y a veces divertido, en el que repasa a los filósofos existencialistas y a sus antecesores. Edmund Husserl es uno de éstos; presentó por primera vez la fenomenología en “Investigaciones lógicas” (1900). Prop one acceder a la subjetividad intentando despojar la mirada de manipulación alguna; ver los fenómenos en sí mismos, limpios y desnudos. Edmund Husserl - Wikipedia Marcel Proust publica entre 1913 y 1927 “En busca del tiempo perdido”. Proust nos cuenta sus peripecias y cómo las vive. Siempre me ha parecido un viaje al interior, a la mirada que tenemos sobre lo que nos rodea y las sensaciones que esto nos produce. Intenta recrear la mirada original, la de la infancia, la mirada no contaminada. Marcel Proust (izq.) con su madre Jeanne y su hermano Robert  -1896 - Bibliothèque nationale de France James Joyce publica “Ulises” el 2 de febrero de 1

El Gran Juego

Rudyard Kiplig publicó “Kim” en 1901. Se trata de una magnífica novela de aventuras y de propaganda política. El núcleo de la trama gira alrededor del “Gran Juego”; la pugna que llevaron a cabo el Imperio Británico y el Ruso desde la mitad del siglo XIX hasta, prácticamente, la Segunda Guerra Mundial. El objetivo era el control del corazón del mundo, en la afortunada expresión del historiador Peter Frankopan: la zona que comprende Asia Central y el Oriente Medio hasta la India. Rudyard Kipling - Library of Congress La segunda guerra del Afganistán (1878-1880), fue uno de los episodios de esa larga lucha. Curiosamente en ella participa John Watson, el ayudante de Sherlock Holmes. Al ganarla los británicos se hicieron con el control de la zona en un momento de expansión de los rusos en el Asia Central. Otra casualidad, Miguel Strogoff de Julio Verne se publica en 1876. Yaqub Khan y Sir Pierre Cavagnari -26/05/1879 - Gandamak (Afganistán) - Wikipedia En 1904 comenzó la guerr

Spade vs Marlowe

Al final de la película “El halcón maltés” el policía, con el halcón en la mano pregunta “¿qué es? Y Humphrey Bogart le contesta: “El material con el que se forjan los sueños“; la cita es de Shakespeare (La tempestad). Esta cita no aparece en la novela, se trata de una licencia de John Huston. Sidney Greenstreet, Peter Lorre y Humphrey Bogart en El halcón maltés - John Huston- 1941 Dashiell Hammett (1894-1961) publicó El halcón maltés en 1930; es una novela en la que aparece Sam Spade, un duro detective privado que, colocado en el centro de una intriga, sale airoso de una forma tan despiadada que su propia secretaria se lo reprocha. En 1929 había publicado Cosecha roja, con el detective de la Continental (un trasunto de la Agencia de detectives Pinkerton) haciendo de demiurgo destructor en una ciudad dominada por las mafias. Grand Central Terminal-New York-John Collier-Octubre 1941-Library of Congress El otro gran representante de la novela negra, y el autor del término, es

Ortiz-Echagüe, Siroco en el Sahara

José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto a los 16 años, “Sermón en la aldea” (1903). El autor comentó que se trataba de una verdadera puesta en escena, todo estaba preparado; se realizó en la iglesia parroquial de Viguera, a 20 Km de Logroño, y exigió 10 minu tos de exposición. Sin embargo esta preparación no resta un ápice a su potencia. Sermón en la aldea 1903 Ortiz-Echagüe La técnica de positivado incluía el bicromato de potasa, asociado a goma arábiga y acuarela, para obtener una sustancia sensib le a la luz que utilizaron profusamente los fotógrafos llamados pictorialistas (del inglés picture, imagen) a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Entre ellos Edward Steichen (1879-1973), que en la década de 1950 dirigió la sección de fotografía del MoMA de Nueva York. Madre e hija- 1906- Edward Steichen Las fotografías obtenidas con la técnica descrita crean imágenes que, sin dejar de ser reales, tienen un in

Rutherford, el cocodrilo y el kiwi

El 7 de marzo de 1911 Ernest Rutherford, que había sido Premio Nobel de Química en 1908, leyó en la Sociedad literaria y filosófica de Manchester una comunicación mediante la que presentó su modelo de la estructura atómica: un núcleo, pequeño, masivo y cargado positivamente, con electrones en órbita a su alrededor. Ernest Rutherford El modelo había sido diseñado partiendo de las reglas de la mecánica newtoniana clásica. Tal vez fue el último momento en que se pudo identificar la estructura subatómica sin recurrir a la complicada mecánica cuántica. Niels Bohr, en 1913, refinó el modelo aplicando ideas de cuantización (utilización de los mínimos valores de las magnitudes y sus variaciones). Niels Bohr Rutherford dirigió la cátedra Cavendish de física experimental en Cambridge desde 1919 hasta su muerte en 1937. Se le concedió un título de nobleza en 1930, Lord Rutherford of Nelson (había nacido en Nueva Zelanda); y escogió como leyenda de su blasón: “Primordia quaerere rerum“

La catedral de luz

El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética. El soviético había sido diseñado por Boris Iofan, que, derrotando al constructivista Melnikov, ganó el concurso de su país con un diseño academicista. Su oponente, en todos los sentidos, fue el pabellón alemán que, curiosamente, tenía una factura similar y fue diseñado por Albert Speer. A la izquierda el pabellón de Alemania y a la derecha el de la Unión Soviética Albert Speer fue el arquitecto del nazismo. El niño mimado de Hitler, el cual, a su vez, se consideraba un artista frustrado. Speer ayudó decisivamente a construir el imaginario del imperio nazi. Lo hizo a través de sus diseños; sobre todo de los que realizó para los congresos anuales en Nuremberg. El arquitecto Luis Jesus Arizmendi. que elaboró un cuidadoso estudio sobre Speer (EUNSA, 1978), señaló que en dichos diseños aparece el rectángulo como r

La delgada línea roja

La delgada línea roja es una expresión que utilizó el periodista William H. Rusell cuando ejerció de corresponsal de guerra en la de Crimea (1853-1856).  Se refería a la defensa que hizo el 93 Regimiento de Highlanders manteniendo una posición contra la caballería rusa. La delgada línea roja . Robert Gibb (1881) - Museo Nacional de la Guerra. Edimburgo Rusell era corresponsal por cuenta del Times londinense; fue extremadamente crítico con el ejército británico y, sobre todo, por el trato a los soldados, los cuales sufrieron una enorme cantidad de bajas por enfermedades. Las crónicas que enviaba provocaron numerosas protestas que incluyeron a la propia reina Victoria y a su marido Alberto. William H. Rusell - Roger Fenton (1855) La guerra de Crimea enfrentó a los rusos con una coalición liderada por británicos y franceses para proteger al Imperio Otomano. La coalición fue comandada por el mediocre Lord Raglan; en ella se realizó la carga de la Brigada Ligera en Balaclava dir

El tiempo en que nos creíamos inmortales

"Siempre que encuentro alguien más o menos de mi edad, de gustos teóricos o éticos semejantes a los míos, alguien, en suma, que entiende la vida como yo (es decir, que no la entiende en absoluto), no tengo que bucear mucho tiempo en lo más íntimo y congenial de sus recuerdos para que aparezca, nimbado de gloria, Guillermo Brown." Así comenzaba Fernando Savater uno de los capítulos de su libro "La infancia recuperada",  publicado en 1975. El libro habla de los libros de su infancia, los libros de un niño en España en la década de 1950. Tengo muy presentes mis propias lecturas a fines de esa década. Tarzán fue una de ellas, en los libros que habían sido editados por Gustavo Gili a partir de 1927. No puedo olvidar a Emilio Salgari que fue publicado en España por la Editorial Calleja con unas portadas tan fascinantes como los títulos de las novelas, El capitán Tormenta, El León de Damasco, El Corsario Negro, Los cazadores de cabezas, El rey de la pradera, y

El viento del sol

En 2016 hubo una noticia interesante en el ámbito de la navegación espacial. Un grupo de físicos de la Universidad de California en Santa Bárbara investiga sobre la posibilidad de utilizar la propulsión fotónica, es decir que los fotones emitidos por un laser golpearan una nave (en principio pequeña) de tal manera que el empuje generado permitiera a dicha nave alcanzar altas velocidades; recordemos que en el espacio no hay rozamiento que frene los objetos en movimiento. La ciencia-ficción está manejando esta posibilidad desde hace mucho tiempo. Arthur C. Clarke escribió en 1972 un cuento titulado "El viento del sol" en el que imaginaba una regata de naves espaciales cuyo sistema de impulsión consistía en enormes velas (de kilómetros cuadrados de superficie) que recogían los fotones emitidos por el sol y aprovechaban su energía cinética. En 1975 se publicó "La paja en el ojo de Dios" (The mote in God's eye), una novela escrita por Larry Niven y Jerry